+34 665 141 141

michele.disei@kwspain.es

Compare Listings

¿Tu tiempo “va”? ¿O “se va”?

¿Tu tiempo “va”? ¿O “se va”?

¿Qué evento o estación importante describirías como “el momento de tu vida”? Tal vez el día de tu boda y tu luna de miel, unas vacaciones llenas de aventuras o el nacimiento de un hijo. Estos momentos memorables se quedan grabados en nuestra mente y recordarlos trae sentimientos de alegría. Sin embargo, si bien nuestras vidas pueden estar marcadas por ocasiones notables, no están definidas tanto por un solo evento como por los días anodinos que dan forma a nuestro carácter y valores. Las horas, minutos y segundos en un día son literalmente el tiempo de nuestras vidas. Cómo los usamos determina quiénes somos. Para aprovechar al máximo el precioso recurso del tiempo, considera los siguientes tres pasos.

1) Ganar Claridad

La claridad es el concepto más importante en la productividad personal. Los líderes no pueden hacer el mejor uso del tiempo hasta que tengan una idea clara de su propósito en la vida. El Dr. Edward Banfield de la Universidad de Harvard, después de más de cincuenta años de investigación, concluyó que la “perspectiva a largo plazo” es el predictor individual más preciso de la movilidad social y económica ascendente en Estados Unidos. La perspectiva a largo plazo resulta ser más importante que los antecedentes familiares, la educación, la raza, la inteligencia, las conexiones o prácticamente cualquier otro factor individual para determinar su éxito en la vida y en el trabajo.

Las personas exitosas tienen una clara orientación hacia el futuro. Piensan en cinco, diez y veinte años en el futuro. Tómate un momento para reflexionar sobre tu propósito. ¿Qué esperas lograr en la vida? ¿Dónde te gustaría estar en 10 años?

Más concretamente, pregúntate: “¿Por qué estoy en la nómina?” Plantéate esta pregunta una y otra vez a lo largo de tu carrera. En verdad, la mayoría de las personas no están seguras exactamente por qué están en la nómina. Sin embargo, si no tienes claros los resultados para los que has sido contratado, es muy difícil rendir al máximo, aumentar tu valor como empleado y obtener promociones.

2) Generar Prioridades

Los líderes miran hacia donde esperan estar en el futuro y establecen prioridades en el presente para asegurarse de que terminen en el destino deseado. Tu intención futura influye en tu acción presente. Priorizar significa dar enfoque y energía a aquellas cosas que dan el mayor rendimiento.

La Regla 80/20 es un concepto útil para perfeccionar tus tareas de alto rendimiento. Este principio dice que el 20 por ciento de tus actividades representarán el 80 por ciento de tus resultados, el 20 por ciento de tus clientes representarán el 80 por ciento de tus ventas y el 20 por ciento de tus productos o servicios representarán el 80 por ciento de tus ganancias. Esto significa que si tienes una lista de diez cosas que haces, dos de esas cosas resultarán tener un valor de cinco o diez veces o más que las otras ocho cosas juntas. ¿Qué prioridades de tu lista de tareas tienen más probabilidades de representar la mayor parte de tu productividad?

3) Tener un horario

Programar es decirle a tu tiempo a dónde ir en lugar de preguntarte a dónde fue. Cumplir con un horario predeterminado protege tu tiempo y lo pone en control de tu agenda. Alternativamente, el tiempo no programado fluye hacia tareas triviales, cae bajo el dominio de las personalidades asertivas que nos rodean y se rinde ante cada emergencia que surge.

Pensamientos sobre la programación:

1. Agenda con anticipación

Trabaja con un par de meses de anticipación. Ponga las principales prioridades en el calendario primero, asegurándote de mantener a tu familia en la parte superior de la lista.

2. Resista la tentación de programar en exceso

No eres Superman o Superwoman, así que no intentes meter 14 horas de trabajo en un día de 8 horas. Además, incorpora suficiente tiempo para descansar y hacer ejercicio. Además, date margen. Deja algo de tiempo libre para hacer frente a imprevistos o para encajar en una cita imprevista. Finalmente, solo di que no. Filtra las reuniones o compromisos que consumen tiempo y ofrecen poco a cambio.

3. Crea grandes períodos de tiempo

La mayor parte del trabajo verdaderamente importante que realizas requiere grandes cantidades de tiempo ininterrumpido para completarse. Tu capacidad para labrarte y utilizar estos bloques de tiempo altamente productivo y de valor máximo es fundamental para tu capacidad de hacer una contribución significativa a tu trabajo y a tu vida. Estudia tu ritmo natural y crea un espacio en tu calendario para realizar tu trabajo más importante durante el momento del día en el que te desempeñas mejor.

Y te invito a RESERVAR UNA CITA de 30 minutos de Coaching conmigo y te enseño como el coaching puede ayudarte a beneficiar tu vida privada y tu negocio.

 

Comparte! Share!

Facebook Comments

img

micheledisei

Publicaciones relacionadas:

Cómo hacer más en menos tiempo: propósito, prioridades y prácticas

Al volar para visitar a la familia durante las vacaciones, los pasajeros de aerolíneas de todo el...

Continuar leyendo
Por micheledisei

Deja de pensar “¿Puedo?” y empezar a pensar “¿CÓMO puedo?”

A primera vista, las preguntas ¿Puedo? y ¿Cómo puedo? puede parecer muy similar. Sin embargo, la...

Continuar leyendo
Por micheledisei

Liderazgo Conceptual

El primer día en el trabajo puede ser vertiginoso para un nuevo empleado mientras trata de...

Continuar leyendo
Por micheledisei
Escríbenos