+34 665 141 141

michele.disei@kwspain.es

Compare Listings

Desarrolla tu creatividad, incluso si no estás seguro de que esté dentro de ti

Desarrolla tu creatividad, incluso si no estás seguro de que esté dentro de ti

Recientemente encontré una entrevista en una revista con Teresa Amabile. Es de hace unos años, pero realmente me hizo pensar.
Amabile dirige la Unidad de Gestión Empresarial de la Escuela de Negocios de Harvard. Durante ocho años, ella y sus colegas revisaron un estudio que realizaron sobre la creatividad a mediados de la década de 1990, en el que observaron la creatividad “en la naturaleza”.

“Queríamos meternos dentro de la cabeza de las personas”, explicó Amabile, “y comprender las características de su entorno de trabajo, así como las experiencias y los procesos de pensamiento que conducen a avances creativos”.

Al final se les ocurrió “Los 6 mitos de la creatividad”. Echa un vistazo a la entrevista completa. Es un estudio fascinante, y me encontré de acuerdo con sus conclusiones.

El artículo también me animó a compartir algunas de mis propias observaciones sobre la creatividad. Esto se sintió especialmente oportuno a la luz de nuestra difícil situación económica, cuando la innovación es tan importante.

De hecho, descubrí que tengo tanto que decir sobre el tema que no puedo hacerlo todo en una publicación de blog. Así que la siguiente es la Parte 1 de lo que quiero comunicar sobre la construcción de la creatividad. Avísame si te ayuda.

Creativamente desafiado

Descubrí mi propia necesidad de creatividad en una clase de la universidad. Al comienzo del semestre, todos respondieron un cuestionario para medir el potencial creativo. ¿Mi resultado? Me registré muy bajo en la escala de creatividad.

No podía creerlo. ¿Yo no era una persona creativa? ¿Significaba esto que terminaría siendo uno de esos aburridas personas? Realmente esperaba que no.

Muchos años después, el estudio de Harvard parece mostrar que la lógica detrás de cualquier tipo de evaluación de la creatividad es errónea, porque el primer mito de su lista es: “La creatividad proviene de los tipos creativos”.

Amabile explica que los “tipos” creativos no tienen el monopolio del pensamiento creativo. Por el contrario, dice, “casi todas las investigaciones en este campo muestran que cualquier persona con una inteligencia normal es capaz de realizar algún grado de trabajo creativo. La creatividad depende de varias cosas: la experiencia, incluidos los conocimientos y las habilidades técnicas; talento; la capacidad de pensar de nuevas formas; y la capacidad de superar períodos de sequía poco creativos”.

Afortunadamente para mi yo universitario, a pesar de que no tenía acceso a la investigación de Harvard, todavía era demasiado joven e ignorante para desanimarme por completo con la prueba. Decidí en ese momento que incluso si no nací creativo, me convertiría en creativo.

El pensamiento creativo no comienza en el vacío

Las personas creativas no necesariamente se sientan con una hoja de papel en blanco e inventan algo completamente nuevo. De hecho, suelen empezar recurriendo al trabajo creativo de otros para que les ayuden a resolver su problema particular.

Inmediatamente después de ver el puntaje en esa prueba de evaluación, me propuse estudiar la creatividad. Empecé a recopilar material creativo: citas, artículos, notas de discursos, libros, todo lo que pude encontrar. Todo fue categorizado y archivado. Al principio, esto hizo mucho para enseñarme cómo pensaban las mentes creativas.

Pronto descubrí que inspiró el pensamiento creativo dentro de mí.

Después de eso, cada vez que planeaba un mensaje, carta o artículo, sacaba mi archivo sobre ese tema y leía el material.

Una cita me haría pensar en un concepto que se convertiría en un punto de mi lección. Había leído un artículo y, como no estaba de acuerdo con un punto, proponía tres puntos que sí creía que eran ciertos.

(Ten en cuenta que trabajo duro para no usar las ideas de otros y reclamarlas como propias. Si conozco una fuente para una cita o idea, siempre doy crédito).

No tienes que reinventar la rueda. Lea lo que hay por ahí. Pregúntate por qué te gusta lo que dijo el autor. O por qué no estás de acuerdo. Piensa en lo que dirías para refutar su punto. O para demostrarlo aún más.

Aprender de los demás y aplicarlo a tu propia situación es una gran inspiración, y el primer gran paso, hacia el pensamiento creativo.

En la Parte 2 más adelante esta semana, compartiré las formas que encontré para programar la creatividad, además de cómo la colaboración puede hacer que una buena idea sea excelente.

RESERVA UNA CITA de 30 minutos de Coaching conmigo y te enseño como el coaching puede ayudarte a beneficiar tu vida privada y tu negocio.

 

Comparte! Share!

Facebook Comments

img

micheledisei

Publicaciones relacionadas:

Cómo hacer más en menos tiempo: propósito, prioridades y prácticas

Al volar para visitar a la familia durante las vacaciones, los pasajeros de aerolíneas de todo el...

Continuar leyendo
Por micheledisei

Deja de pensar “¿Puedo?” y empezar a pensar “¿CÓMO puedo?”

A primera vista, las preguntas ¿Puedo? y ¿Cómo puedo? puede parecer muy similar. Sin embargo, la...

Continuar leyendo
Por micheledisei

Liderazgo Conceptual

El primer día en el trabajo puede ser vertiginoso para un nuevo empleado mientras trata de...

Continuar leyendo
Por micheledisei
Escríbenos