+34 665 141 141

michele.disei@kwspain.es

Compare Listings

Celebra tus libertades

Celebra tus libertades

El pasado fin de semana, millones de estadounidenses celebraron el 4 de julio. La festividad, a menudo conocida como el cumpleaños de Estados Unidos, suele estar llena de comidas al aire libre, fuegos artificiales y banderas, todo en nombre de la celebración de la libertad. Porque Estados Unidos se basa en la idea de la libertad.

La libertad está tan arraigada en el ADN de Estados Unidos que está entretejida en sus leyes como país. De hecho, solo en la primera enmienda de la Constitución, todos los ciudadanos estadounidenses tienen garantizada la libertad de practicar su religión, expresar o escribir sus opiniones, reunirse para protestar y pedirle al gobierno que haga (o no haga) algo.

¡Y esa es solo UNA enmienda!

La idea de libertad no es nada nuevo; de hecho, ha estado presente en la humanidad desde el principio de los tiempos. Siempre hemos disfrutado de la capacidad de ser criaturas libres, incluso antes de que existieran cosas como las Constituciones y las leyes. De hecho, hay una tremenda libertad para cualquier persona en cualquier lugar de la tierra. Esta libertad se encuentra en nuestra capacidad de elegir.

A menudo he dicho que si bien no podemos elegir lo que nos sucede, podemos elegir cómo respondemos a lo que nos sucede. Recientemente me encontré con una cita de Viktor Frankl que llega al meollo del asunto:

“Entre el estímulo y la respuesta hay un espacio. En ese espacio está nuestro poder de elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta está nuestro crecimiento y nuestra libertad”.

Frankl, un sobreviviente del Holocausto que se convertiría en un destacado psicólogo, conocía de primera mano el valor de la libertad de elegir. Mientras era prisionero de los nazis, Frankl y su familia encontraron una manera de superar la brutalidad y el horror al ejercer la única libertad que nunca se les podría quitar. Pase lo que pase, Frankl se mantuvo libre de la única forma en que cualquiera de nosotros puede: eligiendo cómo responder a sus circunstancias.

Podría hacer una larga lista de las libertades disponibles para Frankl, y realmente para cualquiera. Pero lo reduciré a cinco que creo que son los más cruciales para vivir una vida verdaderamente libre.

1. ELEGIR TU ACTITUD

¿Alguna vez te has levantado con una mala actitud? ¿Alguna vez te preguntaste cómo llegó allí? ¡Por supuesto que no! Sabemos, aunque no nos gusta admitirlo, que nuestra actitud es nuestra elección. Eres libre de elegir cómo reaccionar ante las presiones de la vida y, lamentablemente, algunas personas eligen mal. Las personas que eligen permitir que otros dicten cómo responden a las circunstancias entregan su mayor libertad.

No necesitamos ponernos a merced de las actitudes, acciones y agendas de otra persona. Si bien es posible que no siempre puedas superar circunstancias difíciles o cambiar las situaciones que enfrentas, puedes ejercer tu libertad para abordarlas con una actitud, como positividad o abundancia, que facilita un poco las cosas.

2. Practicar el autoliderazgo
Hay una foto antigua de la Alemania nazi de una multitud levantando las manos en saludo al Reich, pero en el medio de la foto hay un hombre mayor con los brazos cruzados sobre el pecho. Es una imagen poderosa porque ilustra mucho de lo que significa liderarse a uno mismo. Incluso cuando el resto del mundo lleva una dirección, todavía tienes la libertad de dirigirte a ti mismo.

Y sin embargo, de todas las libertades que tenemos, esta es la más difícil de ejercer. Después de todo, ¡la persona más difícil de liderar siempre eres tú mismo! Eso es porque liderarse a sí mismo significa hacer lo que sabes que es correcto, incluso cuando es difícil. Es desarrollar y ejercitar la motivación interna, en lugar de depender de la motivación de otras personas. Pero cuando aprendes a liderarte a ti mismo, estás ejerciendo una libertad fundamental que te permite ir en la dirección que elijas y alcanzar las metas que te propongas. El autoliderazgo toma buenas intenciones y las convierte en buenas acciones que tienen el potencial de beneficiarlo a ti y a quienes te rodean.

3. Tomar pasos de crecimiento
El crecimiento personal no es automático. Damos por hecho que nosotros, en virtud de ser humanos, simplemente creceremos y nos desarrollaremos con el tiempo. Después de todo, todos hemos crecido físicamente desde la infancia hasta la edad adulta, sin ningún esfuerzo real. Pero el crecimiento personal es muy diferente del crecimiento físico. Sin pasos decididos para promover este tipo de crecimiento, simplemente no ocurre.

La buena noticia es que tienes la libertad de elegir crecer, y es tan simple como tomar un libro o hacer buenas preguntas a otras personas. Es ser curioso y enseñable. No tienes que volver a la escuela para obtener un título (¡aunque ciertamente puedes!); simplemente tienes que ver la vida como una serie de oportunidades de crecimiento y tomar decisiones que te lleven de una a otra.

4. Aprender del fracaso
Benjamin Franklin dijo una vez que solo había dos certezas en la vida: la muerte y los impuestos. Me gustaría agregar una tercera certeza: el fracaso. Todo el mundo falla. ¡Incluso las personas que intentan evitar el fracaso fracasan al no fracasar! Es solo una parte de la vida. Pero mientras todos fallan, no todos aprenden del fracaso.

Verá, cada fracaso tiene lecciones que enseñarnos, si estamos dispuestos a buscarlas. Somos libres de ignorar esas lecciones bajo nuestro propio riesgo, pero también somos libres de reflexionar sobre nuestros fracasos y extraer sabiduría de ellos. Tenemos la libertad de reescribir la historia de nuestro fracaso sacando lecciones valiosas que nos ayuden a crecer y mejorar en la vida.

O, para decirlo de otra manera, ¡tenemos la libertad de fallar hacia adelante!

5. Hacer una diferencia positiva
Esta libertad es quizás la más infravalorada de todas. Durante el año pasado, pasé mucho tiempo hablando con la gente sobre su capacidad para marcar una diferencia en el mundo. Me he sentado con personas en todos los niveles de influencia y les he transmitido mi creencia de que todos pueden ser un catalizador para transformar su comunidad, su país e incluso el mundo. Y aunque el proceso de transformación no es rápido, es fácil comenzar: todo lo que se necesita es vivir cada día de una manera que agregue valor a los demás.

Todos tenemos la capacidad y la libertad de marcar la diferencia. De hecho, creo que tienes la capacidad de cambiar el mundo de alguien hoy, y es posible que ni siquiera te des cuenta cuando suceda. Tal vez la palabra de aliento que ofreces o la taza de café que compras te parezca insignificante, pero no tienes idea de cuánto puede significar para la persona que recibe tu amabilidad.

Eres libre de dar generosamente, hablar con amabilidad y llevar esperanza a quienes te rodean. Comiemza en tu hogar y en tu lugar de trabajo, pero muévate más allá de esas esferas. Ejercita tu libertad en el supermercado, la biblioteca, en un restaurante local. Busca oportunidades para ser una luz en tu mundo.

Las libertades que tienen en Estados Unidos son dignas de celebración. Son la razón por la que este país ha sido un faro para personas de todo el mundo durante más de 200 años. Pero si no tenemos la intención de ejercer nuestras libertades, podemos ser prisioneros incluso en un país donde todos son libres. Por eso me encanta esta cita del poeta John Donne: “Sé tu propio palacio, o el mundo es tu cárcel”.

Amigo mío, tienes una tremenda libertad, que Dios te ha dado, para vivir una vida que haga una diferencia en el mundo. Tienes un propósito que debes cumplir y se te han dado las habilidades y las fortalezas necesarias para lograr mucho más de lo que puedes imaginar. Quiero que entiendas que las limitaciones que sientes, los límites que te pone la cultura o la duda, no te quitan la libertad de ser quien estás destinado a ser.

Eres libre no solo porque vives en un país que ofrece libertad: no importa dónde vivas, no importa quién seas, eres libre. Libre de elegir tu actitud, libre de elegir marcar la diferencia, libre de cambiar el curso de tu vida para mejor.

Y como siempre te invito a RESERVAR UNA CITA de 30 minutos GRÁTIS conmigo y te enseño como el coaching puede ayudarte a beneficiar tu vida privada y tu negocio.

Comparte! Share!

Facebook Comments

img

micheledisei

Publicaciones relacionadas:

¿Qué haces cuando tu sueño es más grande que tú?

Hace poco te hablé sobre reescribir tu historia en una de importancia. Es posible que hayas...

Continuar leyendo
Por micheledisei

Cómo hacer más en menos tiempo: propósito, prioridades y prácticas

Al volar para visitar a la familia durante las vacaciones, los pasajeros de aerolíneas de todo el...

Continuar leyendo
Por micheledisei

Deja de pensar “¿Puedo?” y empezar a pensar “¿CÓMO puedo?”

A primera vista, las preguntas ¿Puedo? y ¿Cómo puedo? puede parecer muy similar. Sin embargo, la...

Continuar leyendo
Por micheledisei
Escríbenos